Discurso del Presidente de la República el 11 de noviembre de 2018 [fr]

Emmanuel Macron ofreció un discurso en los Campos Elíseos, en París, con ocasión del Centenario del Armisticio del 11 de noviembre de 1918 con el cual se puso fin a la Primera Guerra Mundial.

JPEG

Mensaje del Presidente de la República Con motivo del centenario del Armisticio de 1918 11 de noviembre de 2018

Un siglo.

Hace un siglo que el Armisticio del 11 de noviembre de 1918 vino a poner fin a los combates fratricidas de la Primera Guerra Mundial.

A esta confrontación interminable de nación contra nación, de pueblo contra pueblo. Con sus trincheras llenas de lodo, sangre y lágrimas. Sus tormentas de fuego y acero que rugían en todo momento y desgarraban los cielos más apacibles. Sus campos de batalla reventados y la muerte, omnipresente.

El 11 de noviembre de 1918, un gran suspiro de alivio atraviesa Francia. Y se propaga desde Compiègne, en donde el Armisticio se firmó al amanecer, hasta los campos de batalla.

Por fin, después de cuatro interminables años de estruendos y furia, de noche y terror, las armas callan en el frente occidental.

Por fin, el estruendo funesto de los cañones deja el espacio libre al clamor alegre que se eleva entre el repicar de las campanas y el toque de clarines, de las explanadas de las grandes ciudades hasta las plazas de los pueblos.

Por todas partes, se celebra entonces con orgullo la victoria de Francia y de sus aliados. La lucha de nuestros “poilus” no fue por nada: no murieron en vano: ¡la patria ha sido salvada, la paz, por fin, regresa!

Pero por todas partes, se perciben los destrozos y se sufre todavía más el luto: allá, un hijo llora a su padre; aquí, un padre llora a su hijo; allá, como en otras partes, una viuda llora a su marido. Y por todas partes podemos ver cortejos de mutilados y de “gueules cassés”.

Francesas, franceses, en cada una de nuestras ciudades y en cada uno de nuestros pueblos, francesas, franceses, de todas generaciones y de todos nuestros horizontes, henos aquí reunidos en este 11 de noviembre.

Para conmemorar la Victoria, pero también para celebrar la paz.

Nos hemos reunido en nuestros pueblos y en nuestra ciudades, ante nuestros monumentos a los muertos, para rendir homenaje y expresar nuestro reconocimiento a todos aquellos que nos defendieron ayer, pero también a aquellos que nos defienden hoy, incluso sacrificando su vida.

Nos acordamos de nuestro “poilus”, muertos por Francia. De nuestros civiles, muchos de los cuales también perdieron la vida. De nuestros soldados marcados para siempre en su propia carne y en su alma. De nuestros pueblos destruidos, de nuestras ciudades devastadas.

Nos acordamos también del sufrimiento y del honor de todos aquellos que dejaron su tierra y vinieron de África, del Pacífico y de América sobre este suelo de Francia que nunca habían visto y que, sin embargo, defendieron valientemente

Nos acordamos del sufrimiento y del honor de los diez millones de soldados de todos los países que fueron enviados a estos terribles combates.

Francesas, franceses, nos hemos reunido el día de hoy conscientes de nuestra historia y porque no queremos que se repita.

Ya que el siglo que nos separa de los terribles sacrificios de las mujeres y de los hombres del 14-18, nos enseñó la gran precariedad de la Paz.

Sabemos con qué fuerza, los nacionalismos, los totalitarismos, pueden acabar con las democracias e incluso poner en peligro el principio mismo de civilización.

Sabemos con qué celeridad el orden multilateral puede desmoronarse de un momento a otro.

Sabemos que Europa unida, forjada en torno a la reconciliación de Francia y Alemania, es un bien más frágil que nunca.

¡Vigilancia! Este es el sentimiento que debe inspirarnos el recuerdo de la espantosa hecatombe de la Gran Guerra.

Sólo así seremos dignos de la memoria de aquellas y aquellos que, hace un siglo, cayeron. Sólo así seremos dignos del sacrificio de aquellas y aquellos que, hoy, hacen que resistamos aquí, como un pueblo libre.

¡Viva Europa en paz!
¡Viva la República!
¡Y viva Francia!

Dernière modification : 15/11/2018

Haut de page