Presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea (PFUE): el Presidente de la República defiende una Europa que sea una “potencia para el futuro” [fr]

19 de Enero 2022 - En el marco de la Presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea (PFUE), el Presidente de la República pronunció un discurso en el que presentó las prioridades estratégicas que pretende dar a esta presidencia, y más tarde respondió a las preguntas de los diputados europeos.

Una presidencia para promover los valores de la Unión Europea

Tras aplaudir “una Europa construida sobre un modelo único en el mundo de equilibrio entre libertad, solidaridad, tradición y progreso”, que ha permitido poner fin a las “incesantes guerras civiles de nuestro continente” y que ha mantenido “firmemente el rumbo durante la pandemia, ya sea en materia de vacunas o de reactivación económica”, el Presidente de la República recordó que la construcción de Europa se basa en tres promesas que deben ser refundadas: la democracia, el progreso y la paz.

La presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea se verá marcada por la promoción de los valores europeos, actualmente fragilizados. Haciendo un llamado a una “lucha por el Estado de Derecho”, el presidente propuso fortalecer el poder del Parlamento Europeo introduciendo, junto con Alemania, el derecho de iniciativa legislativa.

El Presidente de la República propuso actualizar la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea para incluir la protección del medio ambiente, así como el reconocimiento del derecho al aborto.

Una Presidencia de progreso y de crecimiento

En materia de trabajo, las prioridades planteadas por el Jefe de Estado se refieren al establecimiento, a nivel europeo, de un salario mínimo decente para empleos de calidad, cualificados y mejor remunerados, así como a la reducción de las desigualdades salariales entre mujeres y hombres y la lucha contra la discriminación.

Además, propone reunir a los mejores historiadores europeos para construir, mediante un “proyecto común respetuoso de las singularidades e identidades de cada uno", el “legado de esta historia común” y volver a hacer de Europa “una potencia democrática, cultural y educativa, orgullosa de sí misma”.

La presidencia francesa del Consejo de la Unión Europea debe ser también una oportunidad para hacer frente a los dos grandes retos del siglo: el reto climático y el reto digital.

En lo que respecta al desafío climático, el Presidente de la República anunció que la Comisión Europea formulará propuestas contundentes en las próximas semanas. En particular, espera ver instaurar un impuesto sobre el carbono en las fronteras de la Unión Europea, así como la adopción de la primera ley del mundo contra la deforestación importada. En febrero se celebrará una Cumbre sobre los Oceános para defender la biodiversidad y a Europa como gran potencia marítima.

En cuanto al reto digital, el Presidente de la República pretende construir un mercado digital único mediante la inversión en nuevas tecnologías. Desea que la Unión Europea financie más ampliamente a los actores de este sector, al tiempo que simplifica su legislación para construir un mercado interno “a una escala gigante”. Estos avances deberían permitir proteger económicamente a los actores digitales y, al mismo tiempo, proteger a nuestros ciudadanos y el debate democrático contra la manipulación y los discursos de odio.

Reforzar la promesa de paz y seguridad

Este semestre de la presidencia francesa debería también de permitir definir una estrategia europea en materia de defensa, complementaria con la OTAN, pero también en términos de industria e independencia tecnológica, para hacer de Europa una potencia a futuro.

El Presidente de la República abogó por un “orden de seguridad colectiva”, en particular mediante el “ rearme estratégico de nuestra Europa”. La presidencia francesa también trabajará en una reforma del espacio Schengen y en la construcción de una “ fuerza gubernamental de intervención rápida ” gracias a “asociaciones con los países de origen y de tránsito para luchar contra las redes de contrabando y hacer efectiva nuestra política de retorno”.

El Jefe de Estado quiere, además, establecer “un diálogo franco y exigente, frente a la manipulación y las injerencias” y reanudar las negociaciones con Rusia para buscar una solución política al conflicto ucraniano en el marco del formato Normandía, que reúne a Francia, Alemania, Rusia y Ucrania.

Para reforzar la paz, el Presidente de la República propuso la creación de una nueva alianza con África en torno a la educación, el clima y el aumento del terrorismo, al tiempo que anunció la celebración de una cumbre Europa-África en febrero. Su deseo es que Europa apoye a África con el envío de 700 millones de dosis de vacunas para julio de 2022 y estableciendo un nuevo acuerdo económico y financiero”.

Emmanuel Macron también afirmó que la Unión Europea debería replantear sus relaciones con los países de los Balcanes Occidentales, otorgándoles “de manera más clara, legible y proactiva, perspectivas sinceras de adhesión”. Por último, velará por el respeto de los acuerdos celebrados entre el Reino Unido y la Unión Europea con respecto a problemáticas de pesca o a la aplicación del Protocolo relativo a Irlanda del Norte.

A modo de conclusión, el Presidente de la República recordó la importancia de hacer de Europa una potencia de futuro frente a los nacionalismos y a la “disolución de nuestras identidades”: “nuestra capacidad de inventar un sueño posible, de hacerlo tangible y útil para nuestros conciudadanos es la clave de nuestro éxito”.

Dernière modification : 07/04/2022

Haut de page